Topcvxzcvxc
facebook twitter

TRASCENDIENDO
EL MIEDO

Trascendiendo el miedo la pelicula

PALABRAS DE LA DIRECTORA

Era una noche fría de noviembre de 2010. Estaba viendo una entrevista de Gao Zhisheng hablando sobre la primera vez que había sido detenido en 2006. Su experiencia me conmovió profundamente. Era claro para mí que el Partido Comunista Chino había concebido un plan sistemático para quebrantar el espíritu de Gao, castigando a su familia hasta que él tuvo que ceder. Como madre y esposa, entendí profundamente su lucha: ¿debería hacer lo que él creía que era correcto o debería tratar de proteger a su familia?

 

Conocía el miedo que los chinos sienten cada día, el temor profundo en sus corazones, inculcado paso a paso por el partido comunista. Mis padres me advirtieron que nunca hablara de política y nunca criticara al partido. Tenía curiosidad: ¿cómo logró Gao tener su increíble valor para romper todos estos tabúes?

 

Esa noche, decidí hacer esta película.

 

Gao era un famoso abogado de derechos humanos en China y ha sido nominado tres veces al Premio Nobel de la Paz. Su ascenso, desde el ambiente más humilde del noroeste remoto del país hasta el nivel de élite en la capital de China, ya es una leyenda. Pero fueron las decisiones que tomó y las acciones que emprendió después de su éxito las que conmovieron mi corazón profundamente. Cuando empezó a investigar la persecución del partido comunista en contra de Falun Gong en 2004, tal vez pensó que estaba preparado para todo lo que estaba por venir, pero yo creo que él no sabía lo que le estaban planeando. En aquel entonces, Falun Gong era un tema que nadie se atrevía siquiera a mencionar en China, así que, cuando Gao siguió su conciencia, el régimen comunista chino le declaró la guerra. Cuando la máquina despiadada del partido lo aplastó una y otra vez, Gao se levantó por sí mismo, vacilante, mientras tomaba las decisiones más difíciles.

 

Hablé con muchos americanos y les pregunté cuáles son sus impresiones y experiencias de China. Algunos de ellos dicen que China es diferente de lo que era hace décadas y que el país está haciendo progresos rápidos. Sé que consiguen esa impresión a través de los medios de comunicación y por visitar “ciudades de exhibición” como Beijing y Shanghai. Como persona que creció allí, no puedo estar de acuerdo. Creo que la historia de Gao muestra la verdadera imagen de la China moderna gobernada por el partido comunista.

 

Debajo del glamour material, abundan las tensiones. La adicción del partido de monitorear y controlar los pensamientos y comportamientos de la gente sigue siendo la misma que hace décadas, sino peor. El partido ha establecido supuestas leyes, pero el partido está por encima de la ley. En China, el sistema está configurado para detener a quienes se atrevan a seguir sus propios pensamientos o a cuestionar el statu quo. ¿Qué pasa realmente en los corazones y en las mentes de los chinos en su vida diaria? La historia de Gao se lo puede mostrar a aquellos que quieren saber la verdad.

 

Como cineasta, siento que es mi obligación conmemorar este especial período histórico. Hoy en China se desarrolla una guerra entre el bien y el mal y la gente tiene que elegir el bando. Mientras vivimos una época en donde la moral de la gente ha decaído, mientras el pueblo está demasiado asustado o demasiado insensible para hablar, Gao Zhisheng ha optado por hacer lo correcto a pesar del costo que ha tenido que pagar.